El cambio climático y sus consecuencias en la salud humana: ¿qué hay que saber?

En los últimos años, el calentamiento global ha planteado un problema crítico para la supervivencia de seres humanos y otros seres vivos en la Tierra. Mientras que el debate mundial abarca numerosos temas, uno de los temas más importantes es el impacto del cambio climático en la salud humana. Esta discusión es especialmente importante, ya que el impacto del cambio climático en la salud no solo tiene un costo financiero sino también una capacidad significativa de amenazar la vida y la salud humanas de todo el mundo. Por esta razón, es vital entender qué hay que saber sobre el cambio climático y sus consecuencias sobre la salud humana. Este artículo explorará el cambio climático y sus efectos en el sistema de salud humana para que la población mundial pueda tomar mejores decisiones.

¿Cuáles son las consecuencias en la salud humana del cambio climático?

Aumento de enfermedades infecciosas

a las enfermedades infecciosas ya existentes. El cambio climático está aumentando el riesgo de que la gente contraiga enfermedades infecciosas transmitidas por el agua, el aire, los alimentos y los insectos. Estas enfermedades infecciosas, como la hepatitis, el cólera, el dengue, el tifus y la malaria, están aumentando debido a los cambios en las temperaturas y la disponibilidad del agua. A medida que continúan aumentando las temperaturas, los patógenos (los agentes causantes de enfermedades) se multiplican más rápidamente. Esto aumenta el riesgo de brotes de enfermedades. Los niños, debido a su inmadurez inmunológica y su mayor contacto con el medio ambiente, son los más afectados por estas enfermedades, mientras que las personas de cualquier edad con un sistema inmune debilitado son más vulnerables.

Cambio climático

Cambios en el nivel del mar

El nivel del mar está aumentando a medida que los océanos se calientan y se derriten los glaciares. Esto plantea el riesgo de inundaciones en muchas regiones costeras. Además, el aumento del nivel del mar también amenaza con contaminar los acuíferos cercanos con agua salada, lo que significaría un suministro limitado de agua potable en muchas regiones costeras. El aumento del nivel del mar, junto con el aumento de la temperatura de los océanos, también hace que el aire termine conteniendo más humedad, lo que se correlaciona con una mayor incidencia de ciertas enfermedades respiratorias, especialmente en las personas con enfermedades preexistentes.

Aumento de las tormentas

Las tormentas severas o «extremas» se emiten con mayor frecuencia debido al cambio climático. Estas tormentas pueden resultar en grandes cantidades de lluvia, inundaciones, viñedos destruidos, aumento de la temperatura y derrumbes. Estas condiciones de tormentas extremas conllevan un riesgo significativo de enfermedades que van desde las infecciones provocadas por el agua contaminada hasta el aumento del riesgo de enfermedades crónicas respiratorias graves. Las condiciones climáticas extremas también crean un problema para el aislamiento social durante eventos de emergencia, lo que aumenta el riesgo de lesiones en caso de que los ciudadanos no puedan albergar al personal médico adecuado.

Cambios en las pautas de alimentación

Los cambios climáticos afectan la disponibilidad y el precio de los alimentos, tanto directamente como indirectamente, debido a la aparición de condiciones climáticas extremas, como sequías y inundaciones. Esto puede obligar a las personas a cambiar sus patrones de alimentación y consumir alimentos con menos nutrientes. Esto, a su vez, contribuye a un mayor riesgo de desnutrición y enfermedades relacionadas con los alimentos. La desnutrición puede dañar el sistema inmunológico, aumentar la susceptibilidad a la infección y reducir la resistencia a la enfermedad.

Aumento de la contaminación

El cambio climático también contribuye al aumento de la contaminación del aire. Esto se debe a una mayor actividad humana, como el exceso de quemaduras de combustibles fósiles y los tóxicos adicionales. El aumento de los niveles de dióxido de carbono también contribuye de manera significativa al aumento de los niveles de ozono, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de enfermedades pulmonares crónicas, como el asma, para las personas expuestas. Debido a que el cambio climático causa irregularidades en los patrones de viento, esto también contribuye a niveles más altos de contaminación de los alimentos. Todo esto contribuye a un mayor riesgo de enfermedades crónicas en los humanos, como el cáncer, así como enfermedades cardiovasculares y neurológicas.

Conclusion sobre El cambio climático y sus consecuencias en la salud humana: ¿qué hay que saber?

En conclusión, el cambio climático no es simplemente un tema político, sino un desafío cada vez más urgente para la salud. Los peligros que conlleva el cambio climático, como la aumento de la frecuencia de enfermedades infecciosas, enfermedades respiratorias crónicas, problemas de salud mental y desnutrición, con el tiempo, tendrán un impacto creciente en la salud humana a nivel global si no se toman medidas decisivas para abordarlo. Debemos tomar medidas predecibles para reducir el calentamiento global, proteger a la población contra los peores efectos del cambio climático, y proporcionar acceso a cuidados de salud de calidad que apoyen a las personas a afrontar los crecientes riesgos para la salud. Al comprometernos a trabajar para mejorar nuestra capacidad de gestión, preparación y respuesta a los efectos del cambio climático, podemos asegurar un futuro mejor y más saludable para todos.

Deja un comentario